Desarrollo infantil temprano
20/05/2013

Desarrollo infantil temprano

atencion centro
¿QUÉ ES?

La primera infancia (segmento de la población constituido por niños y niñas entre los 0 y 6 años ) es el periodo del ciclo vital con mayor repercusión en el desarrollo del ser humano en general, y por ende del desarrollo de una sociedad, ya que en esta etapa se construyen los cimientos para aprendizajes y adaptaciones posteriores en la vida. Este periodo etario se caracteriza por presentar la mayor plasticidad cerebral en todo el ciclo de vida, lo que significa que cuando nacemos poseemos un enorme potencial para desarrollar de manera exitosa y oportuna aptitudes cognitivas, físicas, sociales y afectivas, necesarias para desenvolverse cada vez mejor. Primero, en la vida cotidiana y familiar y, posteriormente, en la vida social, estudiantil y laboral.

ninoscendi Si se toma como referencia el desarrollo cerebral, encontramos que los primeros cuatro años de vida son un periodo crítico y de mayor oportunidad para el despliegue óptimo de destrezas vitales. De ahí la importancia de brindar la estimulación y cuidados a esta población, especialmente a aquella en condición de vulnerabilidad.

En este sentido, el desarrollo infantil temprano (en adelante, DIT) hace referencia al proceso de adquisición continua de una variedad de habilidades interdependientes agrupadas en las dimensiones que se señalan a continuación:

1. Cognitiva
2. Física
3. Social
4. Emocional
5. Lenguaje

Expertos en el tema, afirman que determinados déficits o carencias en el desarrollo infantil temprano (en adelante, DIT) pueden generar consecuencias si no irreversibles, muy difíciles de remediar en etapas posteriores de la vida, como es el caso de las deficiencias de micronutrientes, las cuales están asociadas tanto a alteraciones cognitivas y motrices que afectan el rendimiento académico en la infancia y adolescencia, como a enfermedades cardiovasculares manifestadas en la adultez, por citar un ejemplo. En esta línea, los programas de desarrollo infantil temprano tienen como finalidad asegurar que los niños y las niñas en sus primeros años de vida reciban el cuidado, la nutrición, la estimulación y la educación necesarios para mejorar sus probabilidades de supervivencia, crecimiento y bienestar (EARTH INSTITUTE - ALAS, 2009)



¿Por qué invertir en DIT?

El Desarrollo Infantil Temprano integral es una poderosa forma de inversión social que permite obtener resultados inmediatos que se proyecten hacia el futuro, ya que, según concuerdan los expertos, se trata de una de las mejores herramientas para combatir la pobreza. Las investigaciones han demostrado que ayudar a un niño en las primeras etapas de su vida tiene un efecto multiplicador para la sociedad. Si se deja pasar la oportunidad que se presenta en los primeros años de vida, resulta cada vez más difícil, tanto en tiempo como en recursos, que un niño logre desarrollar todo su potencial en la vida. Las sociedades no pueden prosperar si sus niños sufren. Por eso, al romper con el ciclo intergeneracional de la pobreza, los programas de DIT se vuelven una herramienta poderosa para obtener el objetivo principal que concierne al desarrollo; darles a las personas la posibilidad de vivir sus vidas de manera productiva y satisfactoria.
Diferentes estudios longitudinales han demostrado que la inversión en programas que cubren los componentes de salud, educación, nutrición y acompañamiento familiar durante la primera infancia, permite los mayores retornos en términos económicos, sociales y políticos. “Invertir en los primeros años de vida ofrece oportunidades para superar algunos de los grandes retos que enfrentan los países de América Latina: la pobreza persistente, la inequidad, el fracaso social escolar, el desempleo crónico y la violencia” (Unicef, 2010)

La inequidad en el desarrollo y aprendizaje tempranos que acompañan a la pobreza mantienen o magnifican las desigualdades económicas y sociales. Las familias que luchan en contra de la pobreza casi nunca tienen la oportunidad de satisfacer las necesidades de sus hijos en sus primeros años de vida. De ahí la responsabilidad del Estado en desarrollar programas de desarrollo infantil temprano, que permita a las familias de escasos recursos, brindar un arranque justo a sus hijos y crear de esta manera oportunidades para una vida mejor.

En cuanto al costo de oportunidad en la financiación de programas sociales, el profesor James Heckman, premio nobel en Economía, demuestra que la inversión en primera infancia es la inversión que genera las mayores tasas de rentabilidad financiera (retorno por inversión) para una Nación. Este autor sostiene que, en términos fiscales: “cada dólar invertido en la educación de la primera infancia produce un retorno sobre la inversión del 10% anual”.(HECKMAN, James, 2006)

Teniendo en cuenta las anteriores premisas, el enfoque integral en el diseño e implementación de programas de desarrollo infantil temprano es fundamental, dada la evidencia de los importantes beneficios que conlleva. Derivado del creciente interés por el desarrollo adecuado de los niños y las niñas en sus primeros años de vida y como producto de una importante movilización social global en torno a este tema, diferentes países en todo el mundo han incorporado progresivamente políticas y programas de atención integral a la primera infancia (prestación de servicios de educación inicial, nutrición, salud y cuidado materno infantil, de manera coordinada y articulada) en su oferta pública, priorizando a los niños y niñas más vulnerables.

Los siguientes beneficios han sido relacionados con las intervenciones integradas en la infancia temprana:

nina1 • Mejoras en la nutrición y salud.
• Mejoras en el desarrollo cognitivo y en los logros escolares.
• Mayor inscripción escolar.
• Menos repitencia y deserción escolar.
• Reducción en conductas de riesgo en la adolescencia (delincuencia juvenil, abuso de sustancias psicoactivas, entre otras).
• Reducción de la desigualdad social.
• Genera retornos a la comunidad creando fuentes de trabajo, en especial para las mujeres.
• Tasa de retorno positiva en la inversión del capital humano, ya que las inversiones tempranas producen un retorno más alto cuando se tratan de medidas preventivas en comparación con las medidas/acciones correctivas posteriores.
• Los niños y las niñas que reciben la atención adecuada son más saludables y, por lo tanto, hay una disminución en las pérdidas o ausencias laborales de sus familias ya que sus padres necesitan tomar menos tiempo fuera del trabajo para atenderlos.

Desde la Fundación ALAS abogamos por una atención integral de alta calidad que abarque de manera coordinada cuatro de los pilares básicos para potenciar el desarrollo infantil:

1. Educación inicial
2. Nutrición
3. Salud
4. Acompañamiento a las familias

Educación Inicial

Nutrición

Salud

Noticias

26

abr

Candidatos Edomex firmarán Pacto por la Primera Infancia el martes: Kilo de Ayuda. Con Ciro Gómez Leyva 26 de abril de 2017. México. José Ignacio Ávalos, presidente de Un Kilo de Ayuda, precisó que será el 2 de mayo cuando los candidatos al gobierno


25

abr

OEI se prepara para poner en marcha el Instituto Iberoamericano de la Primera Infancia 25 de abril de 2017. Chile. El miércoles 3 de mayo, con la presencia de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, y el Secretario General de



Copyright ©2013, Todos los derechos reservados / All rights reservedPowered by