Salud
20/05/2013

Salud

salud
Los temas de supervivencia y salud infantiles son intrínsecos al desarrollo infantil temprano, en especial cuando ponemos el foco en poblaciones en situación de vulnerabilidad. La inequidad y desigualdad que caracterizan a la región se ve reflejada en la situación de morbilidad y mortalidad de los niños. En América Latina, aproximadamente unos 10 millones de niños mueren anualmente; en su mayoría son niños de países de bajos ingresos o en áreas pobres de países de medianos ingresos.

IMG_4399 La mortalidad en los menores de cinco años es un indicador básico para medir el bienestar de la infancia. Este indicador expresa el riesgo de fallecimiento en menores de cinco años por cada 10.000 niños y niñas en este rango de edad, e incluye las muertes perinatales (entre la semana 22 de gestación y los primeros 7 días postparto) y muertes infantiles (desde el nacimiento hasta los 12 meses de vida).

Si bien la Región ha mostrado un progreso suficiente durante la última década en esta materia, en la mayoría de los países los neonatos continúan siendo uno de los grupos más vulnerables y representan el 37 % de las defunciones en menores de cinco años. En este sentido, la prevención de enfermedades es un componente fundamental para lograr reducir la mortalidad infantil, siendo la vacunación una herramienta probada para controlar y hasta erradicar enfermedades. Aun así, hay más de 1.2 millones de niños que no reciben vacunación de rutina antes de su primer año de vida. La inversión en este servicio de salud conlleva grandes ahorros en costos.

Con base en las anteriores consideraciones, el sistema de atención a la salud juega un papel central durante los primeros años de vida, ya que es el primer punto de contacto de las madres en gestación y puede servir como portal para los demás servicios de atención en la infancia temprana. En muchos casos, los proveedores de servicios de salud son los únicos agentes con quienes las familias tienen contacto durante los primeros años de vida del niño. Por lo tanto, los profesionales en el cuidado de la salud pueden ser sumamente eficaces para promover los programas de DIT entre la mayoría de los padres y los niños de las comunidades.

Como ya se ha mencionado anteriormente, para los niños y niñas en etapa de primera infancia, la atención y cuidado debe ser integral, por lo tanto no solo es importante que cuenten con educación y nutrición; deben tener una atención en salud adecuada que les permita tener un desarrollo motriz y físico, así como contar con un programa de prevención de enfermedades y de diagnóstico que promueva su sano crecimiento. Este componente abarca de igual forma, la salud materno infantil, así como lo relacionado con acceso a agua potable y saneamiento.


Educación Inicial

Nutrición

Salud

Noticias

31

may

Sólo el 15% de los padres canta, cuenta cuentos y lee con sus hijos 31 de mayo de 2017. Bolivia. Sólo el 15% de los padres bolivianos canta, cuenta cuentos, lee libros, los lleva de paseo y les hace jugar a sus hijos


31

may

Lanzan proyecto de educación en primera infancia 31 de mayo de 2017. El Salvador. Autoridades del Ministerio de Educación (MINED) y de cuatro municipios de Chalatenango lanzaron recientemente el Mod



Copyright ©2013, Todos los derechos reservados / All rights reservedPowered by